AGROSMARTcoop - Plataforma de VT/IC

Ingredientes funcionales, nutracéuticos y free from, una alimentación “a medida”

“Con la irrupción de los ingredientes funcionales es posible diseñar ‘alimentos inteligentes’, que se entienden como aquellos que, además de ser más saludables y convenientes, son capaces de conseguir un aspecto más agradable, mejor color, olor, sabor, al tiempo que proporcionan una sensación de mayor bienestar en los consumidores”. Así define Andrés Gavilán, presidente de (Asociación de Fabricantes y Comercializadores de Aditivos y Complementos Alimentarios) el concepto de “alimento inteligente” íntimamente ligado a su funcionalidad. En el caso de la nutrición personalizada, la investigación se enfoca en la nutrigenómica, que estudia la interacción entre el genoma de cada individuo y los nutrientes de los alimentos. Los últimos avances científicos en esta disciplina médica prometen una mejora en la calidad de vida de las personas, la prevención de la obesidad, de la diabetes, de las enfermedades cardiovasculares e, incluso, de algunos tipos de cáncer. La industria alimentaria ya está preparando su adaptación a este nuevo escenario que revolucionará los hábitos de consumo.
“Los ingredientes funcionales están constituidos por sustancias predominantemente naturales de origen vegetal o animal que, dosificadas a concentraciones adecuadas a ciertos alimentos de origen vegetal o animal, son capaces de proporcionar múltiples tipos de efectos beneficiosos, denominados también saludables al organismo humano, distintos de los producidos por los nutrientes: vitaminas y minerales, que son los ingredientes esenciales responsables de regular el metabolismo de los glúcidos (azúcares), prótidos (proteínas) y lípidos (grasas)”-señala Gavilán.
Estos ingredientes forman parte de los alimentos y bebidas muy valorados desde hace años por consumidores cada vez más informados de la influencia de la dieta en la salud tanto física como mental. Los alimentos funcionales no constituyen un grupo de alimentos como tal, sino que son el resultado de la adición, sustitución o eliminación de ciertos componentes a los alimentos habituales, si bien en un concepto amplio de alimento funcional se incluyen no sólo los productos manufacturados, sino también ciertos alimentos tradicionales (aceite de oliva, tomate, legumbres, etc.) que contienen componentes con “otras propiedades” beneficiosas para la salud que los avances científicos van descubriendo, más allá de las conocidas desde el punto de vista nutricional clásico. Consecuencia de ello es la fuerte inversión que la Industria de Alimentación y Bebidas (IAB) está realizando en el desarrollo de este tipo de productos, que se refleja en el aumento de su presencia en los lineales de los supermercados.
El desarrollo de alimentos funcionales comenzó hace décadas con el objetivo principal de contribuir a una dieta adecuada para personas con diabetes, hipertensión, colesterol y obesidad, entre otras patologías, extendiéndose progresivamente a otras dolencias y necesidades del consumidor. En la actualidad, y según concluye el estudio , uno de los factores más importantes del crecimiento de la demanda de este tipo de alimentos es el envejecimiento de la población. Según este estudio, esta preocupación ya es global, extendiéndose más allá de los países desarrollados donde este colectivo es más numeroso. “Los consumidores de la tercera edad apuestan por productos que les hagan sentirse más jóvenes, sobre todo a través de alimentos vinculados al concepto de prevención, dado que demandan alimentos y bebidas que les ayuden a prevenir algunas patologías propias de la edad: mejoras de la salud osteo-articular, digestiva, coronaria, del cerebro, ocular, sistema inmunológico, etc”.
En este capítulo de tendencias, Centro Tecnológico, también destaca, citando a Forbes, el incremento de dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas, así como de las dietas veganas y una mayor introducción de las algas en diferentes tipos de alimentos.
En cuanto a los alimentos “sin”, aunque surgió como una necesidad por el gran aumento de personas intolerantes y alérgicas a determinados tipos de alimentos, en la actualidad el incremento de la demanda de las versiones free from, empieza a responder a una moda, a nuevos hábitos de consumo. Por ejemplo, según indica la consultora Innova Market Insights en un estudio reciente, en Reino Unido, alrededor del uno por ciento de los británicos padecen la enfermedad celíaca, y sin embargo un 12% de los adultos están optando por seguir una dieta sin gluten. Las soluciones sin gluten, sin lactosa, sin huevo, sin soja, sin carne… están impulsando la innovación en la industria alimentaria. En este ámbito, el sector de panadería y bollería es la categoría líder del mercado en productos free from, seguida de los lácteos y de las salsas y condimentos.
Por otra parte, un compuesto nutracéutico puede ser definido como un suplemento o complemento dietético, presentado en una matriz no alimenticia (píldoras, cápsulas, polvo, etc) de una sustancia natural bioactiva concentrada, habitualmente presente en los alimentos y que, tomada en dosis superior a la existente en esos alimentos, tiene un efecto beneficioso sobre la salud mayor que la ingesta del propio alimento, que también incide en mejoras médicas y en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades.

Un sector en expansión

Como en años anteriores, el mercado mundial de ingredientes funcionales para alimentos sigue en expansión y con muy buenas perspectivas de futuro. Así lo avala el estudio más reciente de la consultora MarketsandMarkets, denominado Functional Food Ingredients Market by Type, Application, Source, and Region Global Forecast to 2023, que estima que el mercado de ingredientes alimentarios funcionales fue de 68.600 millones de dólares en 2018 con un tasa anual compuesta de crecimiento (CAGR) del 6,6%, hasta alcanzar los 94.210 millones en 2023.

Según esta consultora, en este mercado segmentado por tipos de ingredientes, se proyecta que el segmento de prebióticos crecerá a la CAGR más alta durante el período de pronóstico. Los prebióticos ayudan a aumentar la absorción de minerales, así como a aumentar la resistencia ósea y la inmunidad, además de mejorar la salud intestinal. Su popularidad está creciendo rápidamente en el mercado de alimentos funcionales debido a sus amplias aplicaciones en productos lácteos, bebidas, barritas nutritivas, cereales para el desayuno, bebidas, productos de panadería, productos cárnicos, suplementos minerales, productos para perder peso, alimentos ecológicos, alimentos infantiles y comida para mascotas.
El mercado de ingredientes alimentarios funcionales, por fuente, se ha segmentado en natural y sintético. Y el segmento natural ha dominado el mercado en 2018 y se proyecta que crezca al CAGR más alto para 2023, dado que la mayoría de los ingredientes alimentarios funcionales se obtienen a través de medios naturales. La creciente conciencia de los consumidores sobre los beneficios para la salud relacionados con los ingredientes provenientes de fuentes naturales alimenta el crecimiento del segmento natural.
Por aplicación, este mercado se ha segmentado en alimentos y bebidas, y estuvo dominado por el segmento de alimentos en 2018.
Por regiones, el mercado norteamericano ha representado la mayor participación en 2018, sobre todo debido a los casos de obesidad y enfermedades cardiacas que ha llevado a los consumidores a exigir alimentos funcionales en mayor medida. Mientras que el mercado sudamericano crecerá con la CAGR más alta hasta 2023, gracias a la creciente industria de procesado de alimentos sumada a la concienciación de la salud a través de la alimentación. No obstante, la seguridad alimentaria y el cumplimiento de estrictos estándares y normas internacionales de calidad restringen el crecimiento del mercado de ingredientes funcionales.
En cuanto a las oportunidades de este mercado, la consultora nombra: el desarrollo de diferentes técnicas para crear carotenoides naturales de alto valor, en detrimento de los carotenoides sintéticos; y la búsqueda e investigación de fuentes alternativas para obtener omega-3, como algas, zooplancton (krill) y plantas genéticamente modificadas.
El mercado global de ingredientes alimentarios funcionales está dominado por operadores de gran escala como DowDuPont (EEUU), Archer Daniels Midland Company (EEUU), BASF SE (Alemania), Cargill (EEUU), Arla Foods (Reino Unido), Chr.Hansen (Dinamarca) y Koninklijke DSM NV (Países Bajos), según la consultora.
Los fabricantes y proveedores de ingredientes se enfrentan al reto de seguir creciendo en un mercado cada vez más exigente, que demanda novedades eficaces para diferentes aplicaciones. A este respecto, las principales empresas españolas que operan en este sector consultadas por para este informe, coinciden en su mayoría en la evolución positiva de este mercado, según pronostican las consultoras internacionales.

Se observa el incremento de dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas, así como veganas y una mayor introducción de las algas en diferentes alimentos

analiza los retos de este mercado y se ha enfocado “en mejorar nuestro servicio, alcanzar un mayor grado de presencia y mejorar nuestros resultados en el mercado portugués. En un año hemos doblado el equipo comercial y vamos a incrementar los esfuerzos en nuestro departamento de atención al cliente. Pensamos que es la apuesta de una Innovafood ‘madura’ que el próximo año va a celebrar el 15 aniversario”.
Para Brenntag, “el mercado de productos funcionales, nutracéuticos y soluciones free from está en continuo crecimiento. Observamos un incremento en el interés de la población y eso se traslada a la industria. Los sectores o productos más potentes en este ámbito son el de bebidas vegetales, suplementos y complementos alimenticios y productos para veganos”.

entiende que entre los principales retos a los que se enfrenta este mercado se encuentran el gluten free y el huevo en la panificación vegana, “dado que el huevo es un ingrediente altamente funcional y es intrínsecos a los bizcochos o pasteles. Es requerido para: aireación, emulsificación, mejorar propiedades reológicas y proveer sistemas de gel para textura -todas funciones críticas para obtener un bizcocho o pastel correcto-. Por tanto, para desarrollar un buen bizcocho vegano, el técnico primero debe entender muy bien la función exacta de las diferentes proteínas del huevo y cómo va a impactar en cada una de las propiedades de los pasteles”. Y en el caso del gluten free, “panes con buen sabor son bastantes difíciles de obtener correctamente, especialmente a nivel comercial. El gluten es totalmente responsable de la textura, estructura, suavidad y vida útil, y removerlo requiere de una reformulación considerable y que no es una tarea fácil”. Además, señalan que “diversos intentos fallidos para entrar en el mercado de panificación gluten free se reducen exclusivamente a la falta de tecnología de ingredientes, conocimiento y disponibilidad. Los productos gluten free requieren de una matriz de ingredientes funcionales que gestione la red del almidón para prevenir la retrogradación”.
Para IMCD, “el mercado de nutracéuticos destaca por sus aplicaciones para el dolor crónico, desarrollo cognitivo y salud de la mujer. En alimentación hemos observado principalmente un incremento en los nuevos desarrollos de bollería, productos lácteos, postres veganos y nutrición deportiva con el uso de proteínas vegetales”.
Vitae Naturals destaca las limitaciones de este mercado, aunque esté en expansión. “La aparición de nuevos productos está en el fondo limitada a la aparición de nuevos ingredientes funcionales que les den soporte. Esto requiere de largos tiempos de desarrollo por lo que no hay tantas novedades auténticas, aunque es un mercado en franco crecimiento en su conjunto. Lo que si que aprecia es una clara tendencia al uso de productos naturales de alta calidad y origen non GMO (incluso en campos que tradicionalmente no los contemplaban en exceso, como el pet food), que se abren paso en todo tipo de formatos y aplicaciones. Lo natural ya no es sólo sinónimo de beneficioso, sino que también lo es de eficaz
Altaquímica observa un mercado en crecimiento sostenido y cada vez más diversificado entre los diferentes sectores que aplican estos ingredientes, y apunta como retos prioritarios de su compañía, “la disponibilidad rápida en volúmenes (grandes y pequeños), hacer llegar correctamente la información de sus propiedades y aplicaciones a los fabricantes y la adaptación a los nuevas exigencias de la demanda (free from, biológicos…). Así como mantener un amplio catálogo de opciones lo que nos permita adaptarnos mejor a las necesidades de los clientes”.
Para el Grupo Carinsa, el futuro de este mercado está evolucionando hacia una . De esta forma, “la nutrigenómica se considera como uno de los pilares para satisfacer las exigencias de los consumidores. Mediante su investigación y estudio, la nutrigenómica permitirá desarrollar alimentos y dietas personalizadas en un futuro próximo. También el estudio de la flora y microbiota personal ayudará al desarrollo de nuevos alimentos que equilibren los posibles desajustes de esta y potencien la microbiota beneficiosa. Por otra parte, la reformulación de productos finales es otra de las prioridades de la empresa para poder ofrecer soluciones más saludables y contribuir en la salud de la población. (Lo hacemos gracias a una herramienta informática desarrollada por nuestra empresa). Las pequeñas empresas de alimentación son el músculo empresarial de nuestro país y son ellas las que más necesidad tienen de herramientas y socios empresariales que les ayuden en el desarrollo de sus productos. con su apuesta por la investigación en ingredientes avanzados y naturales es un socio de referencia para el desarrollo de alimentos demandados por los consumidores actuales”.

La visión del mercado por parte de EPSA es optimista. “El mercado de los complementos alimenticios esta siempre creciendo. Sobre todo, en lo relacionado a salud articular, deporte, energía, bienestar y tercera edad. En el mercado de alimentos, se desarrollan cada día más alimentos llamado ‘funcionales’ (enriquecidos con proteínas de alta calidad, con semillas, con omega 3) y con etiqueta limpia (sustituir aditivos sintéticos por soluciones naturales, como el extracto de acerola o de romero)”. Por otra parte, los extractos naturales requieren un buen conocimiento técnico, por lo que EPSA ha apostado por personal cualificado. El sector alimentario pide alternativas naturales “sin que se vayan disparando los precios, por lo que la relación calidad/precio es una prioridad para nosotros. Por ello, estamos constantemente buscando nuevos proveedores de confianza, construyendo una relación con ellos para tener producto de alta calidad a precios que pueda aceptar el mercado”, continúa la empresa. También, “como las aplicaciones varían, y cada empresa quiere producto innovador y exclusivo, el apoyo del laboratorio para llevar a cabo los desarrollos es primordial”.
opina que el segmento de mayor crecimiento de este mercado es el de free from, especialmente en el caso de lactosa y de gluten. Para la compañía, su reto principal “es la persistencia en el tiempo. La supervivencia de alimentos funcionales, fuera del enriquecimiento en vitaminas y minerales, a lo largo del tiempo sigue siendo baja. Aun así, las nuevas formas de comercio permiten aumentar el número de nichos de mercado y el tamaño de los mismos, quizá este cambio en la oferta pueda ayudar a incrementar la demanda de productos diferentes permitiendo el crecimiento de pequeñas industrias y la diversificación de las grandes”.
Por su parte, Galenicum Special Ingredients observa que la evolución del mercado es muy positiva. “Hemos conseguido claramente un alto nivel de innovación y desarrollo en el mercado de la alimentación, algo que se había perdido años atrás a raíz de la crisis económica mundial que ya pasamos. Los recursos a la innovación vuelven a tener una parte significativa en el presupuesto de inversiones. Prácticamente, todos los segmentos del mercado están innovando, destacando el sector nutracéutico, bebidas, confitería…”. Igualmente para IGH, la valoración del mercado es muy positiva. “El camino de este tipo de productos tiene mucho recorrido, aún queda espacio por experimentar. Se puede decir que la tendencia de estos alimentos está en alza, han tenido muy buena aceptación y la demanda es elevada. En general los complementos alimenticios enfocados a la piel y antioxidantes tienen muy buena aceptación. Del mismo modo toda la línea de recuperadores para deportistas a nivel de usuario (ciclismo, running, crossfit, etc…) también están en alza”. De igual opinión es Kemtia, en cuanto a la evolución positiva de un mercado en el que “encontramos nuevos retos de un sector muy dinámico, dado que conseguir un valor añadido a un producto de consumo habitual ayuda a un mejor posicionamiento de este. Desde luego, es cada vez más numerosa la demanda de productos para satisfacer los que optan por unos ingredientes cada vez más naturales, ecológicos, sin alérgenos o aptos para veganos”.
, por su parte, ha observado en el último año una demanda creciente de los productos biológicos, veganos y con beneficios para la microbiota intestinal. “Además cada vez más, nuestros clientes valoran positivamente el soporte científico y estudios clínicos disponibles que podemos aportar de nuestros ingredientes funcionales”.
Para, “la evolución de este tipo de productos sigue la tendencia de años pasados. No es una moda pasajera, sino que se prevé que crezca de manera sostenida en el futuro. Este tipo de tendencias coincide plenamente con la estrategia de nuestra empresa y por tanto para nosotros es una buena noticia. Desde nuestro punto de vista esto afectará de dos maneras. Por un lado, creando cada vez más barreras para los productos sospechosos de ser “menos saludables”, y por otro una mayor demanda en todos los subsectores, pero especialmente en los lácteos, platos elaborados y bebidas no alcohólicas y, por supuesto, en subsectores horizontales como el de los ingredientes alimentarios y aditivos”. En cuanto a los retos a los que se enfrenta la compañía en este mercado, señala “por un lado la dificultad científica y técnica de producir y demostrar de manera fehaciente las alegaciones saludables. Y por otro lado, el coste de la incorporación de estos nuevos ingredientes y la capacidad del mercado de aceptar el sobrecoste por productos naturales y con un efecto demostrado en su salud. Además, está la importancia de evitar el fraude y la confusión del consumidor, un problema que a la larga perjudica al sector, y en el que las agencias como la EFSA juegan un papel crucial”.
es de la opinión que los targets con mayor proyección de este mercado son el de la salud de la mujer y la tercera edad. “Ambos son más conscientes de que una acción preventiva puede mejorar mucho su calidad de vida. Siendo además dos poblaciones que conllevan más problemas asociados que el resto y, en muchos casos, tienen el poder adquisitivo para asumir dichas necesidades con productos que son sensiblemente más caros. La opción de ingredientes con origen bio es también un requisito que se requiere por parte de un grupo cada vez más amplio de la población, que desea una mayor pureza de los alimentos”.
se muestra menos optimista en relación a este mercado. “Nuestra perspectiva, en general, sobre los alimentos funcionales es que su reputación se ha visto seriamente cuestionada por la aparición y oferta de productos con promesas que no se pueden cumplir. Con respecto a los free from, hay una tendencia importante al alza, tanto por la consciencia de los consumidores sobre su propia necesidad de nutrición, como por parte de las empresas de entregar productos que se alineen con las necesidades reales de los consumidores. Y la mejor proyección tiene que ver con la personalización de las soluciones y con la oferta de productos que tengan un efecto real y medible”. Un mercado que tiene importantes desafíos, como el de la desinformación. “Consecuencia de lo anterior. Finalmente se premia a las empresas con el mejor presupuesto de marketing, y no necesariamente a los productos que vayan en beneficio real del consumidor”.

El auge de la dieta veggie

Sin duda, en el capítulo de tendencias, el auge de la dieta veggie representa una oportunidad de mercado muy importante, tanto para la industria alimentaria en general, como para los fabricantes y proveedores de ingredientes funcionales y free from en particular.
Según el informe The Green Revolution 2019, elaborado por la consultora de estrategia Lantern, “en los últimos años, el estilo de vida veggie ha crecido en España en número e influencia, demostrando que no es una moda, es una realidad social consolidada y al alza”.
Así, el informe concluye que en 2019, el 9% de los españoles adultos son veggies. Entre estos, un 0,5% mantiene una dieta totalmente vegetal (dieta vegana, frente al 0,2% en 2017), un 1,5% incluye algún producto derivado animal como leche, huevos o miel (dieta vegetariana, frente a un 1,3% en 2017), y un 7,9% consume carne o pescado pero solo ocasionalmente (dieta flexitariana, frente a un 6,3% en 2017).
Hace dos años, la primera edición del informe The Green Revolution comenzó a estudiar el auge del movimiento veggie en España hallando que, en el 2017, un 7,8% de la población seguía estas dietas. Los datos presentados en esta nueva edición representan un crecimiento del 27% sobre el total de dietas veggies en dos años. En este periodo se han sumado 817 mil españoles al estilo de vida veggie. De esta forma, el informe muestra que los veggies han crecido más allá de ser un nicho. Una de cada 8 mujeres españolas es veggie (en el 2017, era una de cada 10), y ellas representan un 64% de los veggies. Estos están representados en todos los rangos de edad, pero son los más jóvenes los que llevan la bandera que los identifica, con casi un 15% veggie entre las personas de entre 18 y 24 años.
En las Áreas Metropolitanas el porcentaje promedio de veggies es del 11,2%, en las urbes de más de 100.000 habitantes se sitúa en el 10,6%, y desciende en las poblaciones de tamaño inferior a un 8,5%, lo cual muestra que las dietas veggies están extendiéndose en todos los tipos de hábitats.

 

¿Qué les motiva?

El principal motivo para adoptar este tipo de dieta es la salud. Un 67% de flexitarianos optan por su dieta para prevenir y cuidar su salud. Por otro lado, el 23,8% de los flexitarianos citan la preocupación por los animales y el 22,8% la sostenibilidad como motivaciones para sus dietas. Entre los vegetarianos y veganos, es mayoritaria la adopción de su dieta por respeto a los animales y por sostenibilidad. Según Jaime Martín, socio fundador de Lantern, “la confluencia de la preocupación por la salud, por el bienestar animal y la sostenibilidad van a impulsar aún más esta tendencia. Predecimos que en 2020 habrá al menos 1.200.000 de nuevos veggies respecto a los datos de 2017.”
Los discursos de los veggies también calan entre la población omnívora, influyendo sobre sus hábitos de consumo. Un 35% de los españoles declaran haber reducido o eliminado su consumo de carne roja en el último año.

El mercado veggie en España

Varias categorías han adaptado y desarrollado su oferta pensando en los veggies: fruta y verdura, zumos, platos preparados, los lácteos y derivados, y hasta las cárnicas, entre otras.
Muchas de las novedades veggies lanzadas en los últimos años, como hamburguesas, pizzas o lonchas ya cuentan con ratios muy altos de conocimiento entre los españoles. El 52% de los españoles ha probado alguna alternativa de carne vegetal en los últimos 12 meses. Sin embargo, el consumidor español sigue insatisfecho con la oferta veggie actual en varias categorías, y los ratios de adopción en su cesta de la compra son bajos.
Según este informe, en los lineales de los supermercados y sus canales web, los veggies encuentran dificultades para identificar y entender los productos veggies, aunque cada vez más se observa una apuesta por incorporar oferta y marcas veggies, incluyendo marca propia del distribuidor.
En su informe, Lantern también analiza la incipiente industria de la carne ‘sintética’, es decir, carne que se crea a partir de células madre de animales, pero que a nivel organoléptico es difícil de distinguir de la carne tradicional. Las tecnologías que están posibilitando fabricar carne sin necesidad de cría de animales en granja han despertado un gran interés entre empresas e inversores a nivel mundial. En un futuro, cuando estas técnicas se puedan aplicar a escala industrial, permitirían cubrir necesidades de proteína a nivel mundial con un impacto menor sobre los recursos del planeta, probablemente a costes menores que la ganadería convencional, y sin el problema del bienestar animal. “Comprar carne ‘sintética’ en los lineales esta más cerca de lo que pensamos. Esta tecnología puede ser una verdadera disrupción en la industria. No obstante, habrá que ver si las personas aceptan consumir este tipo de carne, dado que va en contra del deseo de tomar alimentos más naturales, y porque desde un punto de vista antropológico comer carne está muy enraizado en casi todas las culturas del planeta”, concluye Martín.

Ingredientes funcionales, sus tipos y efectos beneficiosos

Según explica Andrés Gavilán, “los efectos saludables que son capaces de proporcionar las sustancias funcionales, son muy variados e importantes, para ello es preciso que dichos ingredientes funcionales se dosifiquen a unas concentraciones mínimas, en unas condiciones apropiadas a un grupo de alimentos, en los que puede aplicarse”. La cantidad de tipos de ingredientes funcionales más usuales es muy elevada, pero en base al tipo de efectos beneficiosos, la relación de las sustancias más utilizadas son:
-Los polifenoles.
-Los colorantes naturales.
-Los AGPI-CL (ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga).

-Los fitoquímicos.
-Los prebióticos.
-Los probióticos.
-Los vigorizantes / tonificantes.
-Los fitoestrógenos.
-Los adaptógenos.
-Los nootrópicos
-Los enzimas.
-Las algas.
-Los hongos.
-Los carbohidratos especiales.
-Los estimulantes.
-Los aminoácidos.
-Los biopéptidos.
Los alimentos bióticos son aquellos que contienen sustancias bioactivas o ingredientes funcionales, que se añaden de manera intencional. Entre estos se encuentran:
-Prebióticos
Están formados por moléculas que proporcionan mejoras sensibles en la salud del tracto gastro-intestinal, al estimular el desarrollo de probióticos (bifidobacterias, reducir el pH (al formar AG-CC, ácidos grasos de cadena corta: ácido acético, ácido butírico…) y eliminar de manera indirecta las bacterias patógenas, entre otros efectos funcionales saludables, no sufriendo ninguna transformación metabólica en el organismo humano. Se agrupan en: I) Polifructanos: oligosacáridos (FOS, GOS, XOS), inulina…; II) Polisacáridos: biopolímeros (goma arábiga, goma guar…), almidones resistentes, pectinas, celulosas, etc. La fibra contribuye a la energía calórica de un alimento en 2 kcal/g.
Origen.- Se encuentran en algunos alimentos vegetales: frutas (plátano, achicoria…), cereales (cebada), raíces y tubérculos (pataca, ajos…)
Dosis recomendable.- Para producir los efectos saludables: 6-10g/día.
. FOS (fructo-oligosacáridos): 5-10g/día.
. Inulina: 5-8g/día.
. Polisacáridos: oscila según el tipo de polisacárido, pero en general es > 8g/día.
Efectos funcionales:
. Ejercen las acciones prebióticas (antes descritas)
. Reducen el índice glicémico.
. Pueden disminuir el nivel de colesterol LDL (colesterol malo)
. Estimulan la generación de prebiótica.
Efectos de la sobredosis:
Un exceso de consumo de prebióticos en el grupo de los polifrictanos (oligosacáridos (FOS, GOS (galacto-oligosacáridos), XOS (xilo-oligosacáridos), inulina y otros prebióticos de estructura química similar, pueden producir efectos laxantes.
-Probióticos
Son microorganismos no patógenos, constituidos esencialmente por gérmenes ácido-lácticos, en los que cada probiótico, se identifica por su género, especie y cepa de cultivo.
Origen.- Proceden de algunos alimentos refrigerados, mayoritariamente de tipo lácteo tales como: leches fermentadas, kéfires, yogures frescos…
Clases de probióticos:
-De 1ª generación:
Son cepas bacterianas sin protección, utilizadas como starters en la fermentación de algunos productos lácteos (yogures, cuajadas…).
-De 2ª generación:
Suele estar constituida por una sola cepa bacteriana.
-De 3ª generación:
Son células bacterianas microencapsuladas con cierta protección.
-De 4ª generación:
Son células bacterianas protegidas por una doble encapsulación, que les confiere protección térmica, ácida y alcalina.
Tipos de probióticos:
Existen un gran número de sustancias probióticas, las más significativas son:
-Bifidobacterium (bifidum, infantis, lactis…).
-Lactobacillus (acidophillus, bulgaricus, casei, helveticus, plantarum, rhamnosus, salivarius…).
-Leuconostoc (gelidum).
-Enterococcus (faecium).
-Streptococcus (boulardii, faeccalis, thermophillus…).
Dosis recomendable
-De 1ª generación
No se recomienda adicionar a los alimentos funcionales.
-De 2ª generación
Variable según el tipo de cepa bacteriana.
-De 3ª generación
De 103 a 5×103 UFC/día.
-De 4ª generación
De 200-500×106 UFC/día.
Efectos funcionales:
.Mejoran el tratamiento de las infecciones.
.Favorecen la asimilación del hierro, calcio y otros minerales.
.Contribuyen a potenciar el sistema inmunológico.
.Mejoran y protegen la salud gastrointestinal.
. Mejoran la biodisponibilidad de las vitaminas B9 y B12.
.Reducen el padecimiento de la “diarrea del viajero”.
Efectos de la sobredosis:
En condiciones normales de uso, no se conocen efectos adversos.
-Simbióticos
Son los alimentos formulados mediante una mezcla equilibrada de ingredientes de prebióticos y probióticos, producen un equilibrio y armonía integral beneficiosa en el tracto intestinal del organismo humano.
Se podrían denominar también “alimentos funcionales perfectos” por los elevados beneficios que producen, siempre que se dosifiquen a un nivel adecuado y queden probadas científicamente sus propiedades.
Otros ingredientes funcionales más habituales son:
-Polifenoles
Constituyen una familia muy extensa de sustancias, con una estructura química definida, que varía tan sólo en función de los grupos hidroxílicos que contiene y las insaturaciones de las moléculas: flavonas, flavanonas, flavonoles, flavanoles, catequinas, todas ellas que en mayor o menor medida imparten efectos altamente beneficiosos en el organismo humano.
Origen.- Se hallan en un buen número de alimentos vegetales: flores, plantas, frutas, verduras, etc.
Dosis recomendables:
Dosis adecuadas para producir los efectos saludables: 5-10mg/día.

Efectos funcionales:
.Reducen la formación de radicales libres.
.Ejercen un fuerte efecto antioxidante.
.Poseen un efecto hipolipidémico.
.Tienen acción bacteristática.
.Protegen frente las enfermedades degenerativas.
.Disminuyen el nivel del colesterol LDL (colesterol malo).
.Protegen frente a las enfermedades cardiovasculares.
Efectos de la sobredosis:
No se conocen efectos adversos, pero en algunos casos y condiciones los polifenoles pueden reducir el contenido en “hierro no hemo”.
-AGPI-CL (ácidos grasos esenciales poliinsaturados de cadena larga)
Son ácidos grasos fuertemente insaturados de cadena larga >18 átomos de carbono, también conocidos como ácidos omega-3 y omega-6 (altamente insaturados, con 2 o más dobles enlaces químicos en la cadena hidrocarbonada. Los principales ácidos omega-3 son: ácido alfa-linoléico (C18:3-3 dobles enlaces), ácido icosopentenoico (C20:5-5 dobles enlaces), ácido docohexenoico (C22:6-6 dobles enlaces), los omega-6 (ácido linoléico (C18:2), gamma-linolénico (C18:3), ácido araquidónico (C20:4).
A mayor número de dobles enlaces (mayor insaturación electrónica) más efectos saludables.
Origen:
Se hallan tanto en los alimentos de origen vegetal: frutos secos, algas,…, como en los de origen animal: pescados azules (sardina, atún, caballa, salmón…).
Dosis recomendable:
Dosis adecuadas para producir los efectos saludables: 1-2 g/día.
Efectos funcionales:
.Fuerte reducción del nivel del colesterol LDL (colesterol malo).
.Disminución de la tensión arterial.
.Protección frente a las enfermedades cardiovasculares.
.Reducen la aparición del síndrome de Alzheimer.
. Disminuyen el nivel de triglicéridos.
. Ayudan a reducir el nivel de grasas.
Efectos de la sobredosis:
No se conocen efectos negativos.
-Esfingolípidos
Son moléculas formadas por una cadena hidrocarbonada larga, constituida por polialcoholes que poseen un grupo amino en su molécula. Existen 6 tipos conocidos de esfingolípidos, entre los que destacamos: la esfingosina, la esfingomielina y la fitoesfingosina.
Origen:
Se hallan tanto en los alimentos de origen vegetal como de procedencia animal. Existen 6 tipos conocidos de esfingolípidos, entre los que destacamos: La esfingosina, la esfingomielina y la fitoesfingosina. Todos ellos poseen una cadena hidrocarbonada constituida por polialcoholes aminados.
Dosis recomendable:
Dosis adecuada para producir los efectos saludables: 1 g/día.
Efectos funcionales:
. Protegen de las hepatopatías frente a la esteatosis.
. Reducen el nivel de triglicéridos.
. Disminuyen el riesgo de padecimiento de enfermedades cardiovasculares.
. Favorecen la eliminación de los lípidos.
. Reducen el nivel de colesterol LDL (colesterol malo)
Efectos de la sobredosis:
No se conocen efectos adversos.
-Fosfolípidos
La familia de los fosfolípidos está formada por moléculas de ácidos grasos que contienen una cantidad variable de fosfatos, conteniendo en la molécula una parte polar y otra no polar.
Origen:
Proceden mayoritariamente de alimentos de origen animal, el caviar posee una elevada concentración de fosfolípidos.
Dosis recomendable:
Dosis adecuada para producir los efectos saludables: 1-2g/día.
Efectos funcionales:
.Reducen de manera sensible el nivel del colesterol LDL (colesterol malo).
.Incrementan el nivel de colesterol HDL (colesterol bueno).
.Disminución del nivel de triglicéridos.
.Reducción del nivel de lípidos.
.Protegen frente a las enfermedades cardiovasculares.
Efectos de la sobredosis:
No se conocen efectos adversos.
-Vigorizantes / Tonificantes
Son sustancias mayoritariamente naturales, que utilizados a dosis específicas son capaces de estimular el SNC ( sistema nervioso central) y/o el cerebro y las funciones cognoscitivas, en base a la estructura molecular de las mismas.
Los tipos más utilizados y conocidos son:
. Bases xánticas o xantinas: cafeína, teofilina, teobromina…
. Esquizandrina y el esquizandrol…
. Aminoácidos: citrulina, teaflavina…
. Las pseudovitaminas: taurina, ácido pangámico…
. Otras sustancias: macamida, gingsenol y gingsenósidos…
Origen:
En alimentos de procedencia vegetal y animal: las xantinas (cafeína, en el café), la teofilina (en el té), la teobromina (en el cacao); gingsenol y gingsenósidos (extracto de gingseng), macamida, esquizandrina y esquizandrol (extracti de esquizandra), ácido pangámico (cereales y levaduras), taurina (tejido muscular de los bovinos, bacalao y ostras), etc.
Dosis recomendable:
Dosis adecuadas para producir los efectos saludables:
. Xantinas: 200-400 mg/día.
. Esquizandrol (del extracto de esquizandra): 10-40 mg/día.
. Gingsenósidos (del extracto de gingseng): 10-50 mg/día.
. Taurina: 1-2 g/día.
. Ácido pangámico: 90-100 mg/día.
. Aminoácidos estimulantes: 100-200 mg/día.
Efectos funcionales:
. Estimulación del sistema nervioso central.
. Tonificación/vigorización cerebral.
Efectos de la sobredosis:
En condiciones normales de uso no se conocen efectos adversos, si bien en algunos casos pueden presentarse cuadros de nerviosismo e insomnio.
Entre los efectos saludables fundamentales de los ingredientes funcionales se citan:
*Evitación de efectos oxidativos.
*Reducción del nivel de triglicéridos.
*Disminución del nivel de colesterol LDL.
*Elevación del nivel de colesterol HDL.
*Reducción del desarrollo del síndrome de Alzheimer.
*Reducción de la tensión arterial.
*Protección frente a enfermedades cardiovasculares.
*Protección frente al síndrome metabólico.
*Efecto anticarcinogénico.
*Efecto bifidogénico.
*Estimulación del sistema nervioso.
*Reducción del índice glicémico.
*Protección dermatológica.
*Protección oftalmológica.
*Efecto balsámico.
*Efecto antigenotóxico.
*Efecto sedante.
*Reducción / Eliminación de gérmenes patógenos.
*Protección frente a enfermedades artrítico / reumatoides.
*Favorecimiento de la eritropoyesis.
*Disminución de la anemia ferropénica.
*Favorecimiento de la cicatrización de heridas.
*Protección y estimulación del cabello y de la piel.
Los requisitos fundamentales que deben cumplimentar las sustancias funcionales para poder ser utilizadas y proporcionar los efectos beneficiosos en los alimentos son:
Que se utilicen a unas dosis mínimas que garanticen los efectos saludables en los alimentos.
Que las moléculas de sustancias funcionales, en la forma química en la que se dosifiquen garanticen una alta biodisponibilidad (entendida como el factor que expresa el grado de absorción de la sustancia funcional en el organismo humano y su nivel de utilización beneficiosa en el mismo).

El desarrollo de alimentos funcionales comenzó hace décadas con el objetivo principal de contribuir a una dieta adecuada para personas con diabetes, hipertensión, colesterol y obesidad, entre otras patologías, extendiéndose progresivamente a otras dolencias y necesidades del consumidor

Que mediante estudios muy rigurosos, llevados a cabo por centros e instituciones científicas de acreditada solvencia, se demuestre de manera fehaciente que en efecto, las sustancias funcionales son capaces de proporcionar efectos saludables, en unas determinadas condiciones de uso, a unas dosis prefijadas y en alimentos específicos.
Los aspectos que deberán tenerse en cuenta para lograr que las sustancias funcionales alcancen los máximos beneficios son:
. Tipo de alimento al que se desea aplicar
. Estado físico del alimento.
. Modo en que se consumirá el alimento.
. La composición química del alimento.
. Las características del alimento.
. Cantidad de alimento que es necesaria ingerir para alcanzar los efectos beneficiosos.
. Dosis adecuada de empleo para alcanzar los efectos beneficiosos.
. Modo de aplicación del nutriente.
. Sistema de control analítico del nutriente en el alimento.
. Adopción de buenas practicas de fabricación.
. Implantación de una Guía APPCC, por parte del elaborador del alimento.
. Aplicación de los nutrientes en formas moleculares que garanticen la más alta biodisponibilidad (entendida como el grado de absorción del nutriente y posterior utilización en el organismo humano).
. Grupos de personas a los que va destinado el nutriente (adultos, niños, personas con dolencias crónicas (diabetes, obesidad, hipertensión…).

. Trazabilidad de los nutrientes en los alimentos en las fases de fabricación, almacenamiento y transporte.

La normativa, alegaciones y restricciones

La legislación específica que regula los ingredientes o sustancias funcionales establece:
Tipos de sustancias funcionales permitidas, dosis de uso, condiciones de utilización y campo de aplicación de las declaraciones nutricionales y de otras propiedades saludables: Reglamento (CE)1925/2008.
Tipos de declaraciones autorizadas tanto para los nutrientes (vitaminas y minerales), como de sustancias con otras propiedades saludables (que denominamos aquí: sustancias funcionales): Reglamento (CE)1924/2008.
Además, los efectos beneficiosos de las sustancias funcionales están regulados de manera oficial en el Reglamento (CE) 1924/2006.
Los artículos 13º y 14º establecen los tipos de efectos saludables autorizados:
Artº 13
-Mejoras fisiológicas.
-Mejoras en el crecimiento y desarrollo de funcionales corporales.
-Mejoras comportamentales.
-Reducción del peso corporal.
-Aumento de la saciedad.
-Reducción del apetito.
-Reducción de la energía obtenible de la dieta.
Artº 14
-Reducción del riesgo de padecimiento de enfermedades.
-Mejoras en el desarrollo y la salud de los niños.
Por otra parte, el sector siempre está muy atento a las declaraciones saludables que emite la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que es el organismo oficial encargado de determinar las condiciones de empleo de los ingredientes funcionales para su aprobación por las autoridades europeas (Reglamento UE 432/2012). “Este capítulo -en opinión de Andrés Gavilán- ha constituido el auténtico ‘caballo de batalla’ para los fabricantes que proponen los efectos beneficiosos asociados a la adición de ciertos ingredientes funcionales a los alimentos, ya que EFSA, que inicialmente recibió más de 10.000 declaraciones, ha aprobado en su mayoría las declaraciones atribuibles a nutrientes (vitaminas y minerales) y, por el contrario, tan solo del orden de un 20-30% han sido autorizados por el momento, en el caso de declaraciones saludables asociadas con las sustancias con propiedades beneficiosas”. Las razones esgrimidas por EFSA, han sido diversas: “falta de documentación científica y técnica, ausencia de pruebas suficientes in vitro y sobre todo in vivo, aplicaciones mal realizadas, inconsistencia en los datos científicos y técnicos aportados, dosis de empleo incorrectas, biodisponibilidad insuficiente, aplicaciones alimentarias inadecuadas y sobre todo carencia de evaluaciones toxicológicas completas, efectuadas por instituciones rigurosas de solvencia acreditada. Estas evaluaciones de EFSA, en muchas ocasiones han originado fuertes controversias por parte de las empresas solicitantes, no satisfechas con los dictámenes científicos emitidos por dicha institución, a la que se ha acusado en ocasiones de falta de transparencia y consistencia en las evaluaciones”. Ante estos hechos -continúa Gavilán- “EFSA ha reaccionado solicitando nuevos datos y ensayos que acrediten de manera fehaciente, clara y racional que en efecto las declaraciones de propiedades saludables ligadas al uso de determinadas sustancias funcionales están plenamente justificadas”.
De esta forma, sobre la relación de alegaciones de EFSA y sus restricciones las empresas consultadas para este informe tienen distintos puntos de vista. Para Innovafood, “la restricción o no, sin duda debe de ser una decisión científica aunque parece que, a menudo, la respuesta es tardía y poco arriesgada por parte de esta organización. No obstante, dadas las consecuencias se entiende la prudencia”. En otro capítulo de la normativa, la compañía destaca “la aprobación del sulfato de condritina no animal, de origen biofermentado como novel food. Sus beneficios son, sin duda, para las dietas veganas”. Igualmente, Comercial Química Massó, destaca la normativa sobre novel food “que ha entrado en vigor a principios de año y que facilita la introducción en el mercado de productos que ya hayan sido registrados en el mercado por otros fabricantes”. En cuanto al listado de alegaciones, esta compañía considera fundamental que “el listado sea restrictivo, para garantizar un soporte científico profundo y una evidencia muy contrastada de las propiedades que aparecen el mismo. Las restricciones son fundamentales para garantizar al consumidor la efectividad del activo que se está comercializando, y nos parecería muy injusto y peligroso que aparecieran en las etiquetas de los envases descripciones de propiedades no contrastadas. Por otra parte, estamos de acuerdo con nuestros proveedores que en algunos casos -como en algunos probióticos- existe una resistencia algo injustificada a su inclusión en el listado, ya que hay evidencias ampliamente demostradas de las propiedades de muchas cepas”. En el caso de Massó, el extracto de azafrán, “nuestro activo estrella, está a la espera de resolución de la EFSA para distintas alegaciones. Confiamos en una resolución positiva, que sería el justo reconocimiento a las muchas evidencias clínicas demostradas”.

En Reino Unido, alrededor del 1% de los británicos padecen la enfermedad celíaca y, sin embargo, un 12% de los adultos están optando por seguir una dieta sin gluten.
Las soluciones sin gluten, sin lactosa, sin huevo, sin soja, sin carne… están impulsando la innovación en la industria alimentaria

Vitae Naturals es de la opinión de que “el sistema de control de alegaciones nutricionales nació como una necesidad de regular una actividad de marketing que se llevaba al extremo de lo razonable, llegando a superarlo en ocasiones. Creemos que es correcto que exista una supervisión en este sentido desde las autoridades, pero los tiempos y costes que implican la obtención de una nueva alegación, limitan el desarrollo de las mismas para que sean realmente innovadoras en grandes multinacionales. Desde el punto de vista de los nuevos lanzamientos, es cierto que las alegaciones actuales puedes ser algo ‘insípidas’ desde un punto de vista de la publicidad, pero es lo más justo para los consumidores. En nuestro caso, toda nuestra , compuesta por diferentes presentaciones de esteroles vegetales que pueden reducir el nivel de colesterol en sangre hasta en un 10% de un modo completamente natural, cuenta por supuesto con la aprobación de EFSA”. Sin embargo, Altaquímica es de la opinión de que “es el consumidor quien demanda productos acabados cada vez más saludables y está disponiendo de mayor información. Por tanto, cualquier componente beneficioso para la salud y declarable como natural sería suficiente argumento para ofrecerse y ser demandado en el mercado”.
En opinión del Grupo Carinsa, “ciertamente, las restricciones de EFSA, que a la vez garantizan la seguridad para el consumidor, provocan que las empresas ya utilicen ingredientes con alegaciones permitidas, dado que la inversión en los estudios para la obtención de claims para la salud es una tarea ardua y muy costosa de tiempo y dinero. En nuestro caso con el probiótico LP3547 podíamos aspirar a solicitar el claim, pues los estudios clínicos que hemos realizado a lo largo de estos años evidencian la inmunoestabilidad del mismo, pero el coste de esta presentación y el tiempo para que se conceda el claim nos obliga a no solicitarlo por el momento. A pesar de las ventajas que este tendría para la salud”.
Para EPSA, “a la hora de emitir decisiones positivas, que duda cabe que EFSA es muy conservadora. Lo que se puede entender como una ventaja (evitar un aprovechamiento comercial/marketing nefasto y descontrolado) y una desventaja (para el consumidor, al no tener información en la etiqueta, no puede saber para qué sirve tal planta). De momento, no hemos depositado ningún dossier a la EFSA, y no trabajamos por la aprobación de nuevas alegaciones de salud para nuestros productos”.

Faravelli opina que “el listado de EFSA es sumamente restrictivo. En el caso de algunos ingredientes se acumula suficiente evidencia científica que permite que en países externos a la UE se puedan hacer alegaciones de salud. Dado el esfuerzo económico y de tiempo que supone obtener una alegación, de momento nuestras representadas no están trabajando para ninguna aprobación”. Por otra parte, esta compañía destaca el mayor avance legislativo que en su opinión ha sido la publicación del RD 130/2018. Gracias a la inclusión de algunos ingredientes en el mismo se pueden registrar complementos de la dieta que antes se tenían que registrar en otros países. Intentamos estar al día en cuanto a la legislación, siendo uno de los servicios de acompañamiento que ofrecemos a nuestros clientes”.
entiende que la apertura de nuevas alegaciones sobre los beneficios de los Omega-3 para la salud de las articulaciones y la inflamación sería muy interesante. “Consideramos justas y necesarias dichas alegaciones”.
Kemtia valora positivamente “una lista donde se estudie tan exhaustivamente cada ingrediente y se necesiten evidencias científicas que avalen este uso. Así nadie puede atribuir a su producto propiedades falsas y los consumidores pueden estar seguros de que el producto que van a tomar les va a aportar estos beneficios. Por otro lado, el hecho de que muchos ingredientes aún estén pendientes de evaluar hace que las opciones sean muy pocas y que algunas empresas no se decidan a sacar al mercado productos nuevos, y eso frena el I+D”.
Por su parte, Secna opina que “el modelo europeo con EFSA a la cabeza es uno de los más garantistas del mundo, y eso implica que debe ser estricto en la presentación de resultados científicos que avalen cualquier alegación. En definitiva, es una garantía para todas las empresas que se quieran diferenciar por la calidad de sus productos”. En cuanto al ámbito normativo en general esta compañía ha observado que “por un lado se descubren cada día más efectos tanto positivos como negativos de ingredientes nuevos y tradicionales, que obligan a ser reinventados. Ello hace que debamos estar continuamente vigilantes y anticipándonos a lo que el consumidor va a demandar. Pero además la tecnología también aporta más herramientas que hay que conocer y emplear. Especialmente relevante son las restricciones derivadas de riesgos emergentes, así como problemas derivados de la presencia de pesticidas o de sustancias potencialmente dañinas”.
Siemsgluss explica que “en nuestro caso, ya tenemos la aprobación de alegación para la reducción del colesterol asociada a los fitoesteroles. Sin embargo, sí estamos explorando la extensión a alegaciones adicionales en la medida que la información clínica la respalde”.
Solchem Nature destaca otros aspectos de la normativa referente a este sector. “El cambio en la regulación de los novel food, en la que se ha publicado una lista con las características que deben cumplir los nuevos alimentos y que facilita la comercialización sin necesidad de notificación del nuevo alimento, siempre y cuando se cumplan las especificaciones descritas en la normativa. Regulaciones concretas sobre ingredientes como cantidad límite de forma trans en el CLA, que ha obligado a una reducción general de la venta de este ingrediente en el sector y la adecuación de su producción por parte de los fabricantes”.
Aparte de las novedades legislativas, “en Solchem como importadores hemos detectado que determinados productos como la condroitina no siguen los requisitos regulatorios que aplican a la importación de productos que se usarán en el sector alimentario, por lo que ha procedido a informar a los clientes de la importancia de asegurarse que la trazabilidad en la compra de ingredientes extracomunitarios cumple con las normativas en vigor”.
Al respecto de EFSA, señalar que, según ha informado la Asociación de las Empresas de Dietéticos y Complementos Alimenticios (), este organismo europeo ha publicado al castellano la herramienta online para acceder a los valores dietéticos de referencia (VDR) para los nutrientes. La versión ha sido editada y revisada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ().
De esta forma, la EFSA quiere ofrecer a todos aquellos usuarios finales que necesitan disponer de esta información un acceso rápido y sencillo a los VDR fijados por esta. Profesionales de la nutrición y salud, responsables de la formulación de políticas, fabricantes de alimentos, gestores de riesgos y científicos pueden consultar la nueva herramienta virtual que permite, además, descargar informes estadísticos en formato pdf.
Los VDR son índices de referencia de nutrientes basados en criterios científicos para poblaciones sanas y sus valores difieren en función de la etapa de la vida y del sexo. Su utilidad es muy extensa y constituyen la base científica de las recomendaciones nutricionales. Los utilizan nutricionistas y profesionales de salud para planificar y evaluar dietas colectivas y/o individuales. También sirven de base para que los gestores de riesgos y responsables de formular políticas fijen valores de referencia para el etiquetado de alimentos y editen guías alimentarias para la población. Los productores de alimentos también recurren a los VDR para formular sus productos alimenticios igual que la comunidad científica que participa en estudios nutricionales.

The post Ingredientes funcionales, nutracéuticos y free from, una alimentación “a medida” appeared first on Tech Press.

Fecha Publicación: 15/06/2019

Fuente: Techpress