AGROSMARTcoop - Plataforma de VT/IC

Cooperativas Agro-alimentarias de España advierte del efecto negativo de un ...

Los productos espaà±oles, cà¡rnicos, cà­tricos, arroz y azàºcar, pueden verse gravemente afectados si se aumentan las concesiones que ya tienen estos paà­ses.
Brasil y Argentina son el 2º y 5º exportador agrario a la UE, un mayor acceso supone sacrificar una vez mà¡s al sector agrario europeo en beneficio de otros sectores econà³micos.


Ante la aceleracià³n de las negociaciones comerciales entre la Comisià³n Europea y los paà­ses de Mercosur para alcanzar un acuerdo, Cooperativas Agro-alimentarias de Espaà±a alerta de los efectos negativos del acuerdo si no se minimizan las condiciones que demandan los paà­ses de Mercosur en el sector agrà­cola y ganadero.

Cooperativas Agro-alimentarias de Espaà±a hace un llamamiento para que el acuerdo sea equilibrado, evite que el sector agrario sea moneda de cambio a favor de otros intereses econà³micos, y que las importaciones de estos paà­ses cumplan con el modelo productivo de la UE.

La UE tiene una balanza comercial positiva con Mercosur -exportamos mà¡s que importamos-, casi 3.000 millones de euros en 2018. Ademà¡s, la UE exporta mà¡s de 22.000 millones de â?¬ en servicios, y sus inversiones han pasado de 130.200 millones de euros en el aà±o 2000 a 381.000 millones de euros en 2017, un aumento de casi el 200%.

Sin embargo, los paà­ses de Mercosur son una potencia productiva y exportadora agraria mundial. A la UE exportan productos agroalimentarios por valor de 18.200 millones de euros y solamente importan unos 2.200 millones de euros, existe por tanto un déficit comercial agrario de 16.000 millones de euros.

El sector agrario es clave para alcanzar un acuerdo comercial con Mercosur y muchos productos europeos, especialmente los espaà±oles, pueden verse gravemente afectados si se aumentan las concesiones que ya disfrutan estos paà­ses. Actualmente, Brasil y Argentina ocupan el 2º y 5º puesto, respectivamente, como exportadores agrarios a la UE, y un mayor acceso para ellos supone sacrificar una vez mà¡s al sector agrario europeo en beneficio de otros sectores econà³micos.

En la carne de vacuno, por ejemplo, se baraja un aumento de la cuota de importacià³n a la UE de unas 99.000 toneladas, en carne de ave a 200.000 toneladas, en arroz a 80.000 toneladas, en azàºcar 100.000 toneladas y una oferta de la Comisià³n de liberalizacià³n total en el zumo de naranja. Esta decisià³n supondrà­a otro duro golpe para el sector de los cà­tricos ya presionado por las importaciones de Sudà¡frica y Egipto, a lo que se sumarà­an las importaciones de Mercosur.

A Cooperativas Agro-alimentarias de Espaà±a también le preocupa las condiciones sanitarias y fitosanitarias y el control de las producciones procedentes de estos paà­ses, cuyas exigencias son mucho menos estrictas en materia medioambiental, laboral, sanitaria y fitosanitaria, permitiéndose sustancias a nivel productivo que en la UE està¡n prohibidas.
Las inquietudes del sector agrario han sido trasladadas por los presidentes de la Repàºblica de Irlanda, Francia, Bélgica y Polonia al presidente de la Comisià³n Europea, Jean Claude Juncker, en la Cumbre de la UE que se celebra en Bruselas.

Cooperativas Agro-alimentarias de Espaà±a también ha trasladado que en las negociaciones con este bloque comercial, que supone 260 millones de habitantes, se mejore el acceso de algunos productos agrarios con potencial exportador como el vino, aceite de oliva y algunas frutas y hortalizas frescas, eliminando las actuales barreas de exportacià³n y mejorando la aceptacià³n por Mercosur de la â??Entidad à?nica Europeaâ?. Con ello se evitarà­a que los paà­ses de destino puedan imponer protocolos de exportacià³n diferenciados por paà­s y por producto, lo que implica anular de facto un acuerdo firmado y eliminar la reciprocidad del mismo.


Fecha Publicación: 21/06/2019

Fuente: Cooperativas Agro-alimentarias